EL ÉXITO DEL VERANO NO ES SUFICIENTE PARA EL TURISMO ITALIANO EN MEDIO DE LA CRISIS DEL COVID-19

Denise Chen - Oct 18, 2021
0

La industria del turismo en todo el mundo ha sufrido mucho en los últimos dos meses debido a la pandemia de Covid-19. Sin embargo, algunos países han sentido los efectos, incluso más, especialmente aquellos que dependen en gran medida del sector turístico.

El turismo italiano, por ejemplo, es crucial para el presupuesto del país, por lo que todos los cierres y restricciones tienen al país europeo en serios problemas. Pero, ¿hasta qué punto es grave la situación? ¿Y se han registrado algunas mejoras durante el verano?

Una temporada de verano positiva no es suficiente

Según los datos del Observatorio de la economía turística de las Cámara de Comercio italianas, los buenos resultados del periodo estival para el turismo italiano no pueden compensar las pérdidas sufridas por todo el sector en la primera parte del año.

En general, la temporada de verano registró una importante recuperación, con un aumento medio de las pernoctaciones de alrededor del 30% en comparación con el año 2020.

La tendencia en junio y julio fue significativa (+ 40 %), mientras que el crecimiento se estabilizó en agosto (+ 22 %) y se produjo un aumento más contenido en septiembre (+ 6 %).

Además, entre junio y septiembre, los establecimientos de alojamiento italianos vendieron una media del 58 % de las habitaciones disponibles, lo que supone una mejora significativa con respecto a 2020, con un pico en agosto en el que la media de ocupación alcanzó el 84 %.

Sin embargo, los nueve primeros meses del año registraron un descenso del 40 % en comparación con el año 2019 anterior a la crisis, por lo que el año 2021 se cerrará con un crecimiento limitado del + 2 %.

El Véneto crece de forma impresionante, pero las ciudades artísticas menos

Desde el punto de vista regional, la demanda del sector turístico italiano se situó muy por encima de la media nacional en casi todas las regiones del sur de Italia (Sicilia y Cerdeña + 39 %, Puglia y Campania en torno al + 33 %) y en algunas zonas del norte (Véneto y Lombardía registraron un crecimiento medio del 37 %).

Hay que destacar, en particular, los resultados del Véneto. De junio a agosto llegaron a la región más de 35 millones de visitantes, casi los mismos que en todo el año 2020.

El trimestre de verano que acaba de terminar también es comparable con el mismo trimestre de 2019, un año excepcional desde el punto de vista turístico. Con más de 31 millones de visitantes, frente a los 38 millones del periodo prepandémico (-17,9%), se puede decir que la reactivación ya ha comenzado.

Mientras tanto, la recuperación del turismo italiano fue más contenida en las zonas con mayor densidad de ciudades de arte (Lacio y Toscana).

Aunque hay que señalar que las cifras en ciudades como Roma y Florencia están mejorando (40% y 50% de ocupación hotelera, respectivamente), todavía están lejos de los niveles previos a la pandemia, cuando ambas ciudades históricas registraban una ocupación de casi el 80%.

La ausencia de viajeros internacionales es un gran golpe

Sin embargo, es evidente que la situación sigue siendo muy problemática. Uno de los mayores problemas del turismo italiano es el escaso número de turistas internacionales, que suelen representar bastante más del 50% de los visitantes.

Esta ausencia está afectando profundamente sobre todo al segmento de lujo. En general, el turismo internacional sigue muy parado, y los efectos se notan sobre todo en las ciudades artísticas.

Los primeros indicios registrados en agosto fueron mejores que en 2020, pero aún están muy lejos de las cifras de 2019. En septiembre, tradicionalmente la temporada alta para las ciudades artísticas, el turismo europeo seguía siendo muy bajo y, aunque aparecieron viajeros estadounidenses, los datos apenas se acercan a los de enero, previos a la pandemia.

La razón es también el hecho de que algunos mercados fundamentales para las grandes ciudades de arte siguen (y seguirán durante bastante tiempo) completamente cerrados a los viajes. Es el caso de China y Rusia, pero también de la India y otros mercados emisores importantes para el turismo italiano.

Una receta para salir de la crisis

Entonces, ¿cuál es la forma de salir de esta difícil situación? Los expertos indican que las empresas del sector tendrán que observar y anticiparse a las nuevas tendencias del mercado.

Tendrán que encontrar un camino que responda a las nuevas exigencias de los viajeros y reorganizarse a las nuevas necesidades del mundo post-Covid.

Será cada vez más importante hacer que el producto turístico sea sostenible, utilizable durante todo el año, en todo el territorio y con una oferta cada vez más diversificada.

Comentarios

Añadir un comentario