COSAS QUE DESTRUYEN EL TURISMO Y LA NATURALEZA

Laura Maudlin - Sep 6, 2021
0

Aventura en la montaña, un día de relax en la playa o hacer un viaje por la ciudad… Con seguridad, las vacaciones son una de las mejores épocas del año.

Sin embargo, lo que no es agradable es lo que hacen algunos turistas en varias ocasiones. Hoy Tourism-Review ofrece un vistazo a las cosas que destruyen el turismo, pero también la naturaleza.

Destruir la naturaleza por selfies

Cascadas, prados de flores coloridas o una romántica puesta de sol: el escenario tiene que ser perfecto para la foto de unas vacaciones perfectas. Al elegir un destino ideal para fotografías, muchos turistas buscan inspiración en Instagram. Como resultado, los turistas viajan a sitios populares de Instagram en masa, arruinando el turismo y la naturaleza del lugar.

Por ejemplo, en 2019, el Walker Canyon en California tuvo que cerrar temporalmente. Los turistas habían traspasado los caminos asegurados de la pendiente y pisoteado las emblemáticas amapolas naranjas.

En Holanda, las autoridades han creado una Guía Selfie para proteger los populares campos de tulipanes. Mientras tanto, en Canadá, una granja de girasoles se vio forzada a cerrar sus puertas después de que las multitudes destruyeran sus campos.

Pedir dinero

Un fenómeno que se puede observar particularmente en países asiáticos, y que también destruye el turismo, son los propios turistas que piden dinero a los residentes para su viaje.

Turistas se sientan a un lado de la carretera y colocan carteles con frases como: “Ayuda, necesito dinero para los boletos de avión” o “¡Hola! Viajamos por toda Asia. Por favor, apóyanos si te gusta lo que hacemos”. Otra opción también es: “Viajo por el mundo sin dinero. Por favor, ayúdame en mi viaje”.

Incluso hay un término exclusivo para estas personas: Begpacker (combinación de beg, ‘mendigar’, y backpacker, ‘mochilero’). Lo asombroso es que la estrategia funciona: los turistas realmente reciben dinero o comida.

Una mujer de Filipinas explica lo mala que es esta tendencia: “¿Se dan cuenta de cuánto tengo que gastar solo para obtener visas para sus países? Y se hacen pasar por gente necesitada en un contexto donde la pobreza significa vivir en condiciones inhumanas. ‘Begpacking’ es un insulto para nosotros”.

COSAS QUE DESTRUYEN EL TURISMO Y LA NATURALEZA

Apoyar el maltrato hacia los animales

Otro fenómeno que arruina el turismo y la naturaleza es el apoyo del maltrato hacia los animales. Montar elefantes, bucear con delfines y observar animales son algunos ejemplos. Incluso si la excusa para participar en estas actividades es el amor hacia los animales, los mismos animales sufren.

En el caso de los elefantes, a menudo son golpeados con ganchos afilados y domesticados para los paseos utilizando métodos brutales. Para los delfines, ballenas o tiburones, la presencia de humanos es estresante, incluso si uno los observa en su entorno natural. Cuando los animales son atractivos turísticos, suelen ser explotados.

Tomarse selfies peligrosas o fatales

El deseo fotográfico de muchos turistas no solo es un peligro para la naturaleza, sino también para las personas mismas.

En Galicia, un lago turquesa se ha vuelto un destino popular para muchos visitantes. Sin embargo, el lago es realmente una cantera inundada de una mina de tungsteno. El agua está contaminada con varios metales pesados, por lo que es tanto azul como tóxica. Unos turistas aficionados a la fotografía que fueron a nadar allí reportaron irritación de la piel y problemas estomacales, pero según uno de los afectados, la foto valió la pena.

Una y otra vez, las personas han muerto tratando de tomarse una selfie. Por ejemplo, cuando quieren tomarse una foto con animales salvajes, en el agua o en una pendiente, y luego algo sale mal. El año pasado una pareja australiana murió en Portugal. Al parecer, los dos cayeron de una pared de 39 metros de altura mientras intentaban tomarse una foto.

Tomarse fotos al desnudo en templos

Otros turistas parecen no quedar estar satisfechos con las típicas fotos de vacaciones y prefieren tomarse fotos sin camisa, con los pantalones bajados o completamente desnudos. Normalmente les gusta elegir lugares importantes y templos como telón de fondo.

En Camboya, a los turistas les gusta especialmente desnudarse en el complejo de templos de Angkor Wat. El año pasado, una pareja danesa subió a la Gran Pirámide de Keops y allí se desnudó. En Malasia, una mujer británica posó desnuda en la cima de una montaña, profanando un lugar que los pueblos indígenas consideran sagrado.

Desnudarse en esos lugares para publicar fotos en redes sociales es una falta de respeto para las personas a las que les importan, y en muchos casos también es un delito.

Hacer peregrinaje a sitios de rodaje

Los destinos de viaje más populares son lugares donde se rodaron películas o series famosas. Sin embargo, eso puede convertirse en un problema para el destino, como vemos en el caso de Dubrovnik.

La pequeña ciudad croata es uno de los lugares donde se rodaba la popular serie Juego de Tronos. Gracias al éxito de la serie, todos los años llega un gran número de turistas, y Dubrovnik no puede con la multitud.

Por lo tanto, las autoridades decidieron tomar medidas para frenar el turismo, permitiendo atracar solo dos cruceros por día en lugar de seis. Además, solo se permiten 4.000 invitados en el casco antiguo y con la presencia de  menos taxis.

Sin embargo, el problema no es solo las multitudes, sino también el comportamiento de los turistas. En uno de los lugares de rodaje de la serie, a algunos turistas les gusta bajar las escaleras completamente desnudos para recrear la icónica escena de la caminata de la vergüenza.

Los guías se quejan de que los turistas no se sienten interesados por la historia de la ciudad, sino por Juego de Tronos. “A veces la gente no entiende que somos Patrimonio Mundial de la UNESCO y que la gente también vive aquí, que no es Disneyland o algo así”, dijo Jelka Tepsic, vicealcaldesa de Dubrovnik.

Otro ejemplo de turismo cinematográfico que destruye destinos es Maya Bay Beach, en la isla tailandesa de Ko Phi Phi Leh. En esta famosa isla se rodaron las escenas de La Playa con Leonardo DiCaprio en el 2000.

Desde entonces, el lugar se ha convertido en un destino turístico popular, pero ha tenido consecuencias fatales. Los turistas dejaban basura y molestaban a los delicados animales marinos en las aguas poco profundas: el resultado fue que 90% de los corales resultaron dañados.

En el verano de 2018, un promedio de 3.500 visitantes al día viajaba a Maya Bay, hasta que el gobierno le puso fin. La playa fue cerrada al público y los turistas no pudieron visitarla más hasta este año. Durante este tiempo de clausura, la naturaleza pudo recuperarse.

El turismo puede ser beneficioso

Hay otra forma de disfrutar tus vacaciones, y sin dañar la naturaleza, los animales, el medio ambiente o la comunidad. A continuación te ofrecemos algunos consejos para un turismo consciente:

  • Evita ensuciar o al menos desecha la basura adecuadamente
  • Utiliza el transporte público en lugar de taxis para evitar atascos de tráfico
  • Ahorra agua en lugares secos
  • Evita actividades que involucren animales
  • Realiza tus compras en tiendas locales si es posible
  • Respeta la cultura y privacidad de los lugareños
  • Deja tu cámara o teléfono en tu bolsillo más seguido y disfruta los panoramas con tus propios ojos
  • Si es posible, evita viajar en avión. El avión es el medio de transporte más dañino para el clima.

Comentarios

Añadir un comentario