EL SECTOR DE LOS CRUCEROS SE ENFRENTA A LOS MAYORES RETOS DE SU HISTORIA

Andrea Hausold - Nov 29, 2021
0

Antes de la pandemia, el sector mundial de los cruceros llevaba años creciendo, culminando con un pico preliminar de 30 millones de pasajeros en todo el mundo en 2019, frente a los 25 millones de 2015. Alrededor de 450 cruceros surcaban los océanos del mundo y, con rendimientos netos de dos dígitos, las principales compañías de cruceros eran consideradas las punteras del turismo, lo que impulsó sus acciones.

Luego llegó la pandemia: las restricciones tuvieron un efecto devastador en la industria de los cruceros, que estaba acostumbrada al éxito. Las líneas de cruceros son una de las grandes perdedoras de la pandemia. Según la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA por sus siglas en inglés), el número de pasajeros cayó más de un 80%, hasta los 5,7 millones en 2020, casi todos en los dos primeros meses del año. El parón (casi) total supuso para el sector de los cruceros unas pérdidas acumuladas de unos 77.000 millones de dólares el año pasado.

Desde entonces, las empresas se han mantenido a flote con la refinanciación en curso, la venta de unidades antiguas y los ingresos iniciales de las vueltas en funcionamiento. Pero los gastos siguen siendo elevados, y no se puede hablar de una recuperación de las cifras este año. Mientras tanto, cerca de la mitad de los cruceros vuelven a estar abiertos a los huéspedes, pero a menudo sólo con una capacidad limitada. Para el próximo verano, según las esperanzadoras expectativas, más o menos todas las unidades deberían volver a estar en servicio.

Pero la pandemia está lejos de terminar. El virus sigue asustando e inquietando a miles de pasajeros que antes viajaban a bordo de un gran barco.

El problema del COVID está bien gestionado

Hay que reconocer que la mayoría de las compañías de cruceros se han tomado muy en serio la cuestión de la bioseguridad y han vuelto a las aguas con estrictos conceptos de protección, normas de distancia, reducción de la capacidad, aumento de las medidas de higiene y procedimientos de emergencia en caso de infecciones individuales. Los casos de coronavirus a bordo de los cruceros han sido extremadamente raros desde la reanudación de las actividades. Los cruceros son ahora tan seguros como les es posible en estos tiempos. Puede que la gente se queje de las medidas a bordo, pero son las que permiten volver a navegar en primer lugar.

MSC Cruises, por ejemplo, ahora sólo ofrece servicios a los pasajeros vacunados. Además, se exige una prueba negativa de Covid-19 para embarcar. MSC Cruises anunció estas normas más estrictas antes de lanzar sus cruceros de invierno. Entrarán en vigor el 4 de diciembre. Todos los huéspedes que no estén completamente vacunados para la fecha de salida pueden posponer sus vacaciones a una fecha posterior o solicitar un reembolso.

Mientras tanto, no sólo son cada vez más los destinos que exigen la vacunación, sino que también lo hacen casi todas las compañías de cruceros. Si, además, entra en juego una prueba PCR, puede considerarse exagerada y engorrosa, pero sirve a la causa.

El optimismo en perspectiva

"El futuro de la industria de los cruceros es brillante", dijo de forma un tanto prematura este otoño Arnold Donald, director general de la mayor compañía de cruceros del mundo, Carnival Corporation. No hay que subestimar su optimismo sobre el propósito de la empresa: por el momento, las compañías altamente endeudadas tienen que generar efectivo rápidamente. Pero con una baja utilización de la capacidad, no es posible una operación rentable.

Además, todo el reinicio, las medidas anti Covid, la comercialización de las nuevas rutas en continuo desarrollo y el enorme aumento del precio del combustible están encareciendo los costes de explotación. Es poco probable que la competencia permita repercutir estos costes adicionales en las tarifas de los cruceros.

Por último, no se sabe cuándo volverá el despreocupado deseo de viajar de los clientes ante una pandemia aún latente. Además, el potencial de un importante grupo objetivo importante para impulsar la demanda de los cruceros, los boomers, está disminuyendo gradualmente.

¿Solución a la contaminación atmosférica?

Lo que también ha relegado al Coronavirus a un segundo plano son los retos que el sector de los cruceros aún tiene que afrontar en materia de medio ambiente y sostenibilidad. Durante años dominó el debate sobre los "barcos sucios", que se ha enfriado un poco gracias a un decreto de la autoridad de la ONU, la OMI (Organización Marítima Internacional), que está en vigor desde el 1 de enero de 2020. El objetivo es frenar la contaminación atmosférica reduciendo el contenido máximo de azufre del combustible permitido en el transporte marítimo del 3,5% al 0,5%.

Todas las compañías navieras, ya sean de carga o de pasajeros, deben cambiar el fuel-oil pesado, rico en contaminantes, por el gas-oil marino, más respetuoso con el medio ambiente (pero más caro), o, si se sigue utilizando fuel-oil pesado, limpiar los gases de escape mediante sistemas nuevos y costosos, como depuradores y convertidores catalíticos.

EL SECTOR DE LOS CRUCEROS SE ENFRENTA A LOS MAYORES RETOS DE SU HISTORIA

Cambio de Paradigma

Sin embargo, aunque la contaminación atmosférica avanza en la dirección correcta, la cuestión del clima es desde hace tiempo el siguiente ámbito de mejora: el sector de los cruceros debe abordar también la cuestión de los gases de efecto invernadero. La OMI quiere reducir las emisiones de CO2 a la mitad de aquí a 2050, y las primeras compañías quieren incluso ser neutrales desde el punto de vista climático para entonces.

Aunque el GNL (gas natural licuado) reduce las emisiones de CO2 en un 20% aproximadamente, en última instancia, los combustibles fósiles deben ser sustituidos por energía regenerativa. Se están investigando y trabajando posibles enfoques, como los sistemas de baterías, el biogás, el hidrógeno, los combustibles sintéticos y las pilas de combustible, y las primeras aplicaciones de prueba ya están en funcionamiento. Sea lo que sea lo que prevalezca algún día: Las compañías navieras tendrán que hacer frente a enormes costes de desarrollo e inversión, no hay manera de evitarlo.

Problemas del turismo de masas

Los mega transatlánticos, que pueden acoger a la población de una pequeña ciudad, incluida la tripulación, han "inundado" en el pasado las infraestructuras de las ciudades portuarias y los destinos, afectando a la calidad de vida de los residentes y a la experiencia de los visitantes. Sin embargo, en muchos lugares, el turismo excesivo se ha visto impulsado masivamente por el auge de las aerolíneas de bajo coste y la tendencia de Airbnb.

Sin embargo, después del Coronavirus, no se puede explicar la nueva congestión esporádica de los destinos por parte de los grandes cruceros. En este caso, los puertos y las autoridades competentes deben aplicar por fin unas “medidas” más restrictivas, como ya han hecho Dubrovnik y Bergen y como ha iniciado ahora Venecia con la prohibición del tránsito de grandes buques por motivos medioambientales.

El hecho de que los grandes cruceros para miles de pasajeros se resientan en general puede ser tachado de cuestión de gustos. Los grandes hoteles nuevos, las zonas de ocio a la Disney o incluso los centros urbanos superpoblados han demostrado hace tiempo la necesidad de este tipo de turismo. Además, las nuevas líneas de cruceros están al día en cuanto a tecnología medioambiental y simplemente sorprenden con su espectacular y bien pensada infraestructura de complejos turísticos.

Es muy posible que el "barco destino" se convierta en un foco de atención aún mayor en el futuro, con más viajes cortos, menos escalas en destinos o incluso sólo paradas en sus propias islas o secciones de playa, un nuevo tipo de "turismo de gueto" que podría ofrecer una alternativa al turismo de masas descontrolado y desbordado.

Por otro lado, el número de barcos pequeños no deja de crecer, pero debido al limitado número de pasajeros, se dirigen principalmente a una clientela adinerada.

Comentarios

Añadir un comentario